Blog

6 julio, 2018

El Conejo, tu Tótem

El Conejo es también un animal de Poder, aunque nos resulta tan familiar y cercano a nosotros.
Cuenta una leyenda que el conejo era un GUERRERO VALIENTE Y AUDAZ.
Dicen que un día, se hizo amigo de la bruja, “Caminante del Ojo” les gustaba mucho recorrer los senderos y charlar durante largos ratos a la sombra de copiosos árboles.
Un caluroso día, después de una larga caminata, se detuvieron a descansar. El conejo dijo:
– Tengo sed.
La bruja cogió una hoja, sopló sobre ella y se la dió al conejo, el conejo al cojerla se dió cuenta que era una calabaza llena de agua. De la cual bebió hasta saciar su sed. Después dijo:
– Tengo hambre.
La bruja cogió una piedra y al soplar sobre ella, la convirtió en una zanahoria y se la dió al conejo para que se la comiera.
El conejo continuaba sin decir nada.
Continuaron el camino que conducía a las montañas. Muy cerca de la cumbre el conejo tropezó y cayó rodando hasta el fondo de la ladera.
Era de suponer en el estado que se encontraba. La bruja, prepara unos ungüentos mágicos para aliviar sus huesos rotos.
El conejo guardó silencio.
Después de unos días, la bruja “Caminante del Ojo” lo buscó por los senderos sin tener noticias.
Un día por casualidad se cruzaron y ella le dijo: dónde estabas, te he estado buscando. Por qué te escondes?
– El conejo le contestó: Tengo miedo de tí! de tu magia! Déjame en paz!!
La bruja le contestó muy dolida. He usado mis poderes para ayudarte y aliviar tus dolores, y tú me vuelves la espalda y rechazas mi amistad.
No quiero tener nada que ver contigo ni con tu magia, replicó el conejo. Espero no volver a verte!!
La bruja le dijo:
Conejo, fuimos grandes amigos y compañeros del sendero, pero eso se acabó. Tengo poder para destruirte, pero a causa de los momentos que hemos compartido, te perdono!
A partir de ahora, todo ha cambiado, caminarás sólo, con tus propios miedos, ya no estaré para escucharte y socorrerte. Las dulces medicinas que nos unían en el camino se han deshecho.
Ahora no sabrás a quién llamar cuando salgas de tu madriguera.
Llamarás al águila, al lince, al zorro o al lobo…a la vez que los llamas desearás que se mantengan lejos para no devorarte. Ellos serán tus maestros, ese será tu aprendizaje.
Aquello a lo que resistes es lo que persiste!!
Liberate de tus miedos!!
Escribelos en un papel, sientelos y poco a poco déjalos salir de tu cuerpo, sacude tus brazos y tus pies y entregalos a la Madre Tierra. Ofréceselos a ella como un regalo. Será información para futuras generaciones.
General , , ,
Acerca de Purificación González Ruiz
Un comentario
  1. Es un misterio el por qué se desconfía si no hay una razón o una experiencia con esa persona.
    Que buena receta das al final para deshacerlo. Gracias.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *