Síndrome pre-mestrual

24 agosto, 2017

Síndrome pre-mestrual

El Síndrome pre-mestrual son los trastornos que presenta la mujer una o dos semanas antes de la menstruación.

Posibles causa del Síndrome pre-mestrual
  • La dieta juega un papel importantísimo, si no hacemos una dieta equilibrada, aportando unas cantidades correctas tanto de macronutrientes y micronutrientes, el cuerpo puede entrar en un desequilibrio general y sobretodo hormonal, facilitando así, a que aparezca el síndrome pre-menstrual. Todos los nutrientes son importantes pero sobretodo sería de vital importancia tener unos buenos niveles de vitaminas del grupo B.
  • Una bajada de melatonina, también altera el sistema nervioso y por lo tanto como consecuencia esto podría derivar en irritabilidad, cambios de humor, que tienen lugar en muchos SPM.
  • También se ha descubierto que hay mujeres que producen pequeñas cantidades de la hormona progesterona, lo que les provoca retenciones de agua en el cuerpo.El origen del exceso de apetito y el antojo de dulces parece tener su causa en una bajada de la serotonina, también uno de los responsables de los cambios del estado de ánimo.
  • Según otros expertos en terapia emocional, los males que se relacionan con el SPM, vienen producidos por las presiones diarias que sufren sus pacientes femeninas. Serían una válvula de escape, una forma de pedir auxilio o ayuda. En conclusión, la mujer estaría pidiendo con desesperación y de forma inconsciente más atención de su entorno.
  • Dentro de este ámbito, también se habla como responsables a algunos miedos o comportamientos obsesivos. Algunos psicoanalistas aseguran que los síntomas en el SPM han llegado a desaparecer en determinadas mujeres que han recibido terapia de psicoanálisis y han aprendido a superar sus miedos. Han aceptado su condición femenina y han superado el SPM porque ya no creen que tener la regla implique, inevitablemente, quedarse embarazada.
Sugerencias:
Alimentos que te ayudan a superar el síndrome premenstrual.
Alimentos ricos en serotonina.

-Ortiga: entre los más ricos se encuentra la ortiga. La ortiga es, además, una planta comestible, así que una sopa de ortigas puede proporcionar buenas dosis de serotonina y ayudar a eliminar los edemas que se producen habitualmente en los tobillos, los pies o las manos de las mujeres con síndrome premenstrual.

-Los plátanos: los plátanos contienen también este componente. Además son ricos en potasio que favorece la recuperación en estados de nerviosismo y depresión, y, ayudan a reducir peso.

-Las piñas: las piñas pueden ayudar a facilitar la absorción de las proteínas, previniendo la acumulación de heces o la aparición de gases. Tienen, además, propiedades diuréticas, por lo que serán muy adecuadas para favorecer la acumulación de líquidos durante el síndrome premenstrual. Además contienen serotonina que ayudará a mejorar los estados depresivos durante la regla.

-Los dátiles: con elevada cantidad de serotonina y azúcares, pueden constituir una comida apetitosa para aquellas mujeres con inapetencia durante la menstruación. Se habrán de comer con mucha moderación por su elevado poder calórico.

Alimentos ricos en potasio

Ayudan a liberar agua del organismo, por lo que previenen la retención de líquidos y otros efectos secundarios propios de esta anomalía, como el cuerpo hinchado, la acumulación de gases, etc. entre estos alimentos mencionamos:

-Las lechugas: son probablemente las verduras más ricas en potasio, de ahí su potencial diurético. Es muy recomendable iniciar la comida con una buena ensalada en la que la lechuga sea el componente principal, acompañada de tomates, endivias, rábanos, apio o zanahorias, todas ellas con alto contenido en potasio.

– Las patatas: son muy ricas en potasio, componente que resulta muy bueno para combatir la presión arterial alta por sus propiedades tanto vasodilatadoras como diuréticas. Igualmente se han comprobado sus propiedades como coadyuvante en el tratamiento de la depresión y especialmente aquellas personas que presenten problemas reumáticos, de acidosis o en problemas de cistitis (inflamación de la vejiga urinaria), prostatitis (inflamación de la próstata) o litiasis (formación de cálculos).

-Los tomates: además de licopeno, un potente antioxidante, son muy ricos en potasio, un mineral que interviene en la regulación de los líquidos corporales así como en el buen estado de los nervios, el corazón y de los músculos. Junto con el calcio, muy abundante también en el tomate, interviene en la formación de los huesos.

– Las coles de bruselas: son un alimento muy adecuado para los que sufran retención de líquidos, por lo que deberán comerlo habitualmente los obesos o artríticos, o quienes pretendan rebajar peso.

Otras plantas muy ricas en potasio serían las verduras como las borrajas, las espinacas, los espárragos, los guisantes o frutas como los melocotones, los albaricoques o las uvas.

Alimentos ricos en vitaminas del grupo B

Son esenciales para convertir los hidratos de carbono en energía, además algunas son fundamentales para sintetizar los aminoácidos. Por ejemplo la vitamina b6 también ayuda a mantener el equilibrio de sodio fósforo, además de mantener en buen estado nuestro cerebro y sistema nervioso. Importante también para poder eliminar el exceso de agua que se produce durante el período pre-menstrual.

Frutos secos y semillas: nueces, nueces de Brasil, nueces de macadamia, avellanas, almendras, pistachos, cacahuetes, pipas de girasol, de calabaza, semillas de lino, de sésamo, de cáñamo…

Cereales integrales: avena, trigo, espelta, trigo sarraceno, centeno, mijo, arroz…

Legumbres: garbanzos, lentejas, guisantes, soja, alubias, habas.

Germinados

Las setas: sobretodo el shitake seco.

Las frutas secas: las pasas, orejones, melocotones, peras secas, ciruelas pasas, higos secos. Hay que vigilar con las cantidades ya que también son ricas en azúcares.

Frutas: melocotones, melones, peras, aguacate, frambuesa, sandía, uvas, moras…

Las concentraciones de vitaminas del grupo b son menores que en el caso de los cereales integrales, los frutos secos o las legumbres, aunque algo aportan.

La levadura de cerveza y el germen de trigo también contienen buenas cantidades de esta vitamina.

Alimentos ricos en omega 3 y 6

Omega 3: pescados azules (salmón, sardinas, caballa…), aceite de lino, semillas chía, semillas de lino, nueces…

Omega 6: aceite de borraja, de onagra, de cáñamo, de grosellero negro, de semillas…

Alimentos que empeoran el síndrome premenstrual

Café, té, refrescos estimulantes

Inconvenientes: los estimulantes aumentan la sensibilidad en las mamas, potencia la ansiedad y la irritabilidad y disminuye los niveles de vitamina b.

Sustitutos: infusiones de hierbas medicinales como lúpulo, manzanilla, té rojo etc…

Leche de vaca, queso de vaca, mantequilla, yogur.

Inconvenientes: impiden la absorción de magnesio que alivia los calambres y estabiliza el humor. El alto contenido en sodio favorece la retención de líquidos y la hinchazón.

Sustitutos: queso de cabra u oveja (como aderezo, no como plato principal). Y bebidas vegetales.

Chocolate

Inconvenientes: empero los cambios de humor, aumenta la ansiedad por consumir más azúcares, sobrepeso y sensibilidad en los pechos.

Sustitutos: algarroba.

Azúcar

Inconvenientes: acaba con las reservas de vitaminas B y empeora los síntomas del síndrome premenstrual.

Sustitutos: miel, zumo de manzana, sirope de agave, stevia.

Alcohol

Inconvenientes: acaba con las reservas de vitaminas y minerales, dificulta el metabolismo de los carbohidratos y aumenta los síntomas del síndrome premenstrual. Es tóxico para el hígado y puede aumentar los estrógenos.

Sustitutos: agua, infusiones con hierbas medicinales.

Carnes rojas: Ternera, cerdo y cordero.

Inconvenientes: contienen demasiadas grasas y afectan a las funciones del hígado. Exceso de proteínas que incrementa la demanda de minerales.

Sustitutos: carne de pollo, pavo o pescado. Cereales integrales, judías, guisantes, garbanzos, lentejas, legumbres en general y frutos secos.

Sal y alimentos con mucho sodio (productos procesados en general)

Inconvenientes: empeoran la retención de líquidos, provocan hinchazón y sensibilidad en las mamas.

Sustitutos: algas y hierbas aromáticas mezcladas con un poco de sal marina sin refinar.

Actividad física
Está probado que las mujeres que practican ejercicio tienen menor incidencia del síndrome premenstrual y éstas, además, tienen reglas cortas y poco dolorosas. Por lo tanto es interesante practicar ejercicio suave tanto para prevenir el síndrome premenstrual como para superarlo. Bastaría con andar intensamente cada día media hora, e intensificar un poco el ejercicio que practiques dos semanas antes de que te baje la regla.

Los motivos principales de la práctica de actividad física son los siguientes:

-Con el ejercicio físico consigues una respiración más profunda y acompasada, que restituye la correcta circulación de tu torrente sanguíneo. Además, también aumenta el nivel del oxígeno de la sangre, lo que favorece la absorción de los nutrientes y la eliminación de las toxinas, y contribuye a estabilizar los niveles hormonales.

– Además fluye la sangre y otros fluidos de las zonas congestionadas que provocan el dolor en los tobillos, la pelvis y los pies.

– Por último hacer ejercicio también provoca una liberación de endorfinas estos neurotransmisores que transportan el material del placer, la euforia y la felicidad y además aplacan el dolor.

Trabajo elaborado por un alumno de Fitoterapia y Fitonutrientes

General

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *