Tejedora de los hilos del alma

29 enero, 2018

Tejedora de los hilos del alma

Hay una tejedora que habita en el alma de toda mujer para enseñarle a mirar su tiempo como un gran ovillo y sus dones como las agujas con las que dar formas a su vida. La tejedora del alma enseña a deshacer las zonas muertas y hacer alquimia con ellas transformándolas en abono para seguir adelante.

Por eso dicen que cuando llegas a la casa de una mujer tienes que prestar mucha atención.

Si entras y te regala una pipa, un tapiz hecho con sus propias manos o un cuento, en realidad lo que te entrega simbolizan las hebras perdidas que no has logrado domar o que ni tan siquiera conoces.
Es fundamental que se despierte en tí  la tejedora del alma que duerme o está en letargo.    Dale permiso a despertar, es hora ya!! Es tu momento de ver y reconocerte como tal!!
Aunque esto sea un cuento imagínate que es una puerta que puedes abrirte paso a un portal, el del Despertar de consciencia. Un nueva forma de mirarte, de observarte, libre de miedos, sin juicios y sin apegos. Fluyendo sin que nada te influya.
Creando una nueva impronta de tu ser, de tu vida, de tu nueva realidad, esa que tú ahora conoces y quieres crear para tí.

Los cuentos, son esas anécdotas  que narran la historia de nuestras ancestras, las mujeres tejedoras del alma que nacieron para recordar a toda mujer su enorme capacidad de restaurarse a sí misma y su poder para construir un mundo nuevo, un mundo de amor, de bondad, de comprensión, de diálogo y respeto por el otro, que nace del amor y respeto por si mismo.

Hay un momento en la vida de cada mujer en el que suele encontrarse frente a un cruce de caminos del que nadie antes le ha hablado: de un lado el camino marcado por la educación del mundo patriarcal en el que ha crecido donde encuentra hilos inservibles para tejer con el alma la vida que tiene frente a si, patrones demasiado estrechos, telas poco maleables y escasas posibilidades de fantasía.

Al otro lado el reto de encontrar su propio hilo que casi siempre es invisible a los ojos pero no al corazón y que tiene el don de unir la herencia de las abuelas sabias, sus ancestras, con su propio camino y el de todas las mujeres de la tierra.

Es un darse cuenta y reconocerse. Tener la certeza ¿Hacia dónde ir? ¿Cómo encontrar el hilo conductor de la vida? ¿Cómo empezar a tejer la propia vida y sentirse completa?Mujer valiente, mujer de cada día, mujer de la tierra, guardiana de las estrellas. Has sido elegida para tejer con dulzura el alma de cada ser, para gestar crear una nueva vida llamada a vivir en plenitud, en gozo y dicha. La vida te ha enseñado y tú has creado una nueva Matriz, libre de miedos, de sufrimientos innecesarios.
Todo será elaborado mediante la alquimia del Munay, mediante la magia de las Pleyades, esa Estrella Caminante, esa Estrella del Amor, Munay Koto.Cuentos que sanan.
General

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *